.

.

.

UNA SEMANA SANTA DIFERENTE

CAMINO DE SANTIAGO EN SEMANA SANTA DEL 2013

En el cuaderno de oraciones lo expresábamos así: “El camino como experiencia de vida…enfrentándonos a nuestros propios límites y posibilidades”.
Fue un tramo corto, pero muy intenso, tanto en la caminata como en lo que iba quedando en mí. "POCO A POCO"  como nuestro sello lo marcó en la compostelana Oblata,  hicimos el camino desde Portomarín a Santiago.
Fue algo así como recorrer el camino de mi vida. La oración que hacíamos en grupo en la mañana,  orientaba el  día que con ilusión comenzábamos. Las celebraciones propias de la Semana Santa fueron especiales desde las sorpresas y  experiencias vividas personalmente y como grupo.
Resumo la experiencia en una frase: "el camino como la vida misma": tramos suaves y claros. Pendientes y bajadas con dificultad. Curvas que te ocultan lo que viene y rectas que te hacen ver el infinito. Bosques y terrenos frondosos junto a diminutas plantas que hablan por su sencillez y aroma. Sol y lluvia…
Y al final del camino quedó el gozo de lo vivido y  la llegada a la meta. Ante el Apóstol, como familia Oblata, la petición de seguir siendo compañeras-os de camino  y anunciadoras del mensaje de Jesús.
El Centro Al alba estuvo presente y en él cada una de las personas que le dais vida.


¡¡¡VALE LA PENA HACER EL CAMINO DE SANTIAGO COMO PEREGRINA-O. ANIMAROS!!!

                                                                                                                                        Carmen Río

 


Diseño por Borondo Estudio